viernes, 16 de mayo de 2008

24- Espejismos

Una mujer de color (rojo) salta a tiempo el bastón de un señor que se hace el ciego para no verme. Mientras, una maniquí coja (con una sola pata de palo) tiene un letrero clavado en el corazón (pantalones, 15 euros) y yo los miro esquiva mientras intento salir a la superficie. Lo consigo, y doy de bruces con un lugar dónde todas las casas tienen puerta de servicio y los hombres grises van con una bola de preso colgando de la corbata.
Subo el volumen, y aguanto la respiración (como cuando pasas cerca de la fábrica de cerveza) pero no puedo cerrar los ojos si quiero cruzar.

El semáforo ya está en verde.

La mujer de los pantalones naranja y la camisa verde tiene la piel tostada, el pelo recogido a ambos lados de la cabeza, y una sonrisa que le parte la cara en dos. Está jugando muy recta, muy recta y sonriente, a lanzar sus mazas de colores encima de la cabeza, en medio del paso de peatones, andando de izquierda a derecha, y de derecha a izquierda.

Los conductores la miran, mientras fingen mirar el móvil, el periódico, el navegador.
Los hombres y las mujeres grises le pasan al lado como una manada de elefantes, y no la miran, y no la rozan. Yo busco en mi bolso entre las velas de cumpleaños y las tarjetas de embarque y encuentro en un doblez una moneda extranjera y un poco de arena.

El semáforo empieza a temblar, ella recoge sus mazas y se acerca a los conductores, sonriendo, siempre sonriendo, con la cara partida en dos. Los conductores se sumergen aún más en sus periódicos, móviles, navegadores. Sólo un hombre, encaramado a la cabina de un camión, la mira de arriba abajo con una media sonrisa, asintiendo con la cabeza, y le da unas monedas. Ella, sin dejar de sonreir, hace una reverencia, y se aleja a toda prisa de la carretera.
Yo subo el volumen y echo a correr por entre los coches, con los cincuenta centavos escondidos en una de las líneas de la palma de mi mano.

El semáforo ya está en verde.

4 comentarios:

LaURa dijo...

La bola colgando de la corbata, el pecho de un maniquí abierto por una chincheta, la gente que hace que no mira, y la manada de elefantes! Me sacaste de paseo ahí en tu pechito. Muy bueno muy bueno! todo aquello (los contrastes aumentan en primavera) y sobretodo las tarjetas de embarque y el puñado de arena rubia.

Bonita!

Aquí tengo un montón de voladores saliendo de la pantalla (grisísima) del pc. TQ

gutierre dijo...

6!!!, has puesto una canción de Brassens "ME ENCAAAAAAAAAAANTAAAAAAAAAAAAA"

Se me pone el vello de punta cada vez que la escucho amor...

6 dijo...

¡gracias!, ¡gracias! así da gusto.

jotapunto dijo...

http://www.ampelmann.de/

Datos personales